El mundo de tu mano

Cuando del brazo leas mis Poemas
De una noche callada y encendida,
Blanca y frágil, la frase nunca oída
Ira cambiando todos tus esquemas.

La esencia es fuego y frío, no le temas.
Todo se aprende con tiempo y medida: los inviernos de cada despedida,
Los veranos de amor con que te quemas.

Yo escribo, echo de menos la ventana
Que nos hizo de puerta hacia la luna
Y nos traía el sol en la mañana.

Nada en este pesar ha sido en vano.
Tu sigues siendo luz como ninguna,
Yo sigo viendo el mundo de tu mano.



1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)

Poema El mundo de tu mano - Antonio Guerrero Rodríguez