Madre mía

Llamarte por tu nombre, flor y amiga. Tus manos hacen mundo cada día. Mujer desabitada, rebeldía Para hacer que el amor arribe y siga. Lagrima […]



Diez meses

Fiel como una condena, a cada tarde, La blanca soledad del soñador acude. Nada puede impedir que se desnude La mirada que en su corazón […]