“destrucción, tú me has hecho”

Me duele saber que la vida encarna oscuridades.

Encarna luz, clavos y maderos.

Adonde va le sobrevive un cielo de pájaros negros;

Los ojos de la lluvia ciegan sus alas,

La lengua de la piel transpira fantasmas.

¡Qué muerte vive entre mis manos!

¡Qué noche se va haciendo en la piel y la mente!

Con mis últimas ropas, la espera es inmensa;

La oscuridad, atroz. La luz, innecesaria

Cuando la mirada está inerme y el sonido

Calla como un toro en desbandada.

Ah, destrucción, tú me has hecho

Cada instante bajo el fuego ensimismado de las sábanas.

Tú, boca de tizne. Tú, saliva hambrienta de la ilusión.

Tú me has hecho de palpable ramazón moribunda…


Poema “destrucción, tú me has hecho” - André Cruchaga