Del mancebo que se quería casar con tres mujeres

Era un garçón loco, mançebo bien valiente,
non quería cassarse con una solamente,
sinon con tres mugeres: tal era su talente;
porfiaron en cabo con él toda la gente.

Su padre e su madre e su hermano mayor
afincáronle mucho que ya, por su amor,
con dos, que se cassase: primero con la menor
e, dende a un mes conplido, casase con la mayor.

Fizo su cassamiento con aquesta condiçión;
el primer mes ya pasado, dixiéronle tal razón:
que al otro su hermano con una e con más non
quisiese que le casasen a ley e a bendiçión.

Respondió el cassado que esto non feçiesen,
que él tenía muger en que anbos a dos oviesen
casamiento abondo e d’esto le dixiesen;
de casarlo con otra non se entremetiesen.

Aqueste omne bueno, padre de aqueste necio,
tenía un molino de gran muela de preçio;
ante que fuese casado el garçón atán reçio,
andando mucho la muela, teniala con el pie quedo.

Aquesta fuerça grande e aquesta valentía,
ante que fuese casado, ligero la fazía;
el un mes ya pasado que casado avía,
quiso provar como ante e vino allí un día.

Provó tener la muela como avía usado:
levantóle las piernas, echólo por mal cabo.
Levantóse el neçio, maldíxole con mal fado,
diz: ‘¡Ay, molino rezio, aún te vea casado!’

A la muger primera él tanto la amó
que a la otra donzella nunca más la tomó;
non provó más tener la muela, sól non lo asomó:
ansí tu devaneo al garçón loco domó.

Eres padre del fuego, pariente de la llama,
más arde e más se quema qualquier que te más ama;
Amor, quien te más sigue, quémasle cuerpo e alma,
destrúyeslo del todo, como el fuego a la rama.

Los que te non provaron, en buen día nasçieron;
folgaron sin cuidado, nunca entristeçieron;
desque a ti fallaron, todo su bien perdieron:
fueles como a las ranas, quando el rey pidieron.


Poema Del mancebo que se quería casar con tres mujeres - Juan Ruiz