De ser mal casada

De ser mal casada
no lo niego yo:
cativo se vea
quien me cativó.

Cativo se vea
y sin redención;
dolor y pasión
con él siempre sea;

su mal no se vea
pues el mío no vio;
cativo se vea
quien me cativó.

Yo, triste cuitada,
la muerte deseo
y nunca la veo,
que soy desdichada.

Tan triste casada
ya nunca se vio.
Cativo se vea
quien me cativó.

Mugeres casadas
que tal padecéis:
si vida tenéis
sois muy desdichadas:

seréis lastimadas
si sois como yo.
Cativo se vea
quien me cativó.



1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)

Poema De ser mal casada - Romancero tradicionales