Ángela

ángel es, ángel será,
y a quien ella es el bueno
siempre está de gloria lleno.

Punchad vuestra mala lengua
con un alfiler delgado,
pues que soys tan mal hablado.

Por que sienta mayor mengua
ha causado mi passión
quen hablar mi coraçón
lo borra todo la lengua.

Menazalda con el dedo
a quien vos soys servidor,
por ver si hará de miedo
lo que no haze de amor.

Plázeme, mas yo recelo
questa burla cueste cara,
pues será escupir al cielo
y bolverme a la cara.

Bolved los ojos en blanco
mostrando muy gran enojo
y direos: tan blanco el ojo.

De haver sido tan franco
de verme tan cativo,
bolveré, pues que no vivo,
mis tristes ojos en blanco.

Buscaréys por estas damas
si ay alguna Esperança
y diréys: sin confiança.


Poema Ángela - Luis Milán