Conducción del deseo

Para el poeta Mario Ulate en su noche de palabras.
Asistimos a la noche seducidos por el espíritu,
En perenne conducción del deseo empecinados en recobrar la memoria,
Y el remoto reloj con aldaba que llama a la nostalgia.
Visiono en sus penumbras un caserón con chillidos de ángeles y fantasmas.
Sobrevivo oyendo al robusto corazón con niño, lejanías y bruma verde,
O fulgor del mundo entregado al estremecimiento y al caserío defendido con palabras.
He podido armar el tiempo migrante de las gaviotas con nidos de arena;
He podido escuchar el caracol en la concha de sal y el silencio enroscado al velo terrestre del mar…
Y regresa el poeta a releer los calendarios en la placidez solariega del traspatio:
La seducción del verano es la mujer que ama a su juglar porque le conoce el corazón
Y lo desnuda con caricias de candiles apagados; es la sombra inevitable de los sueños,
Es el hechizo en el espejo del desvelo; es la calle con peregrinación innombrable que predice la resurrección,
Y oye el gallo de luz en la fiesta hogareña; y al final de la vida, profano,
Retoma su cielo con el montaraz poema.



1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)

Poema Conducción del deseo - Carlos Calero