El sueÑo y el deseo

Cuando yo en el prado
me pongo a dormir,
sueño que me halaga
mi pastor gentil.
Despierto, y no viendo
holgar y reír
a Alexi conmigo,
cual en sueños vi,
de mí no me acuerdo,
ni acierto a vestir,
ni escucho el ganado,
que bala por mí.
El año que viene
no le tendré así;
que yo de mi lado
no le he dejar ir,
pues casarnos hemos
los dos por abril,
y en un mismo chozo
hemos de dormir.

Fuego amoroso
[email protected]±anita alegre
del señor San Juan,
al pie de la fuente
del rojo arenal;
con un listón verde
que eché por sedal
y un alfiler corvo,
me puse a pescar.
Llegóse al estanque
mi tierno zagal,
y en estas palabras
me empezó a burlar:
“Cruel pastorcilla,
¿dónde pez habrá
que a tan dulce muerte
no quiera llegar?”
Yo así de él, y dije:
“¿Tú también querrás?
Y este pececillo
no, no se me irá.”


Poema El sueÑo y el deseo - José Iglesias de la Casa