Carnegiella strigata

De un verde color verde la cresta y las aletas.

Desde el primer momento que llegó a la pecera

Él eligió su espacio, solemne y aquietado.

Me gustaba mirarlo debajo de las rocas,

Y lo mismo que un duende, precavido y astuto,

Trepar por los corales, descorrer las cortinas,

Mirar los cascos viejos de los barcos antiguos

Que caminan de noche por encima del agua,

Y hundirse, pensativo, debajo de las olas..


Poema Carnegiella strigata - Elsa López