Ángeles sin alas

Hay pensamientos locos que habitan la memoria,
Y ausente de memoria un viejo tiempo loco.
Hay amores que vuelven a la memoria rotos,
Y un tiempo de memoria tenaz y duradero.
Lo inmediato se pierde, se archiva en la memoria.
Tras la memoria vive aquello que se olvida,
Y malgastan algunos sus memorias de humo,
Nombres en la memoria quedan desdibujados,
Y un solo nombre puede cubrir una memoria.
Fugaz, como una rosa, la memoria sucumbe,
Y es sólo la memoria lo que nos sobrevive.
Imágenes lumínicas se encienden, se agigantan
Sobre la fértil gleba de un predio de memorias.
Y en la memoria crece un campo de exterminio
Por cada humano error, por cada desengaño.
Memoria en la palabra es el verso que escribo.
Y escribo sobre el agua que inunda la memoria
En este río-vida que nos lleva al olvido.
Tras las memorias muertas hay ángeles sin alas
Que jamás lograrán su asunción a los cielos.


Poema Ángeles sin alas - Luzmaría Jiménez Faro