Lujuria de los Ángeles

Bellos, atroces, inasibles. Cada tarde

Hasta la mano se aproximan y anidan

En los labios. Sonríen mansamente,

Y aletean ingrávidos en torno de los cuerpos.

Aves lascivas son, potencias abisales.

Aguas que nos arrastran

Hasta el centro desnudo del deseo.


Poema Lujuria de los Ángeles - Miguel Florián