A un arroyo

Pobre viste, perdiendo tu decoro,
Arroyuelo gentil, con noble pena,
Lecho y margen sin oro ni verbena,
Agua sin lustre, arena sin tesoro.

Mas ya miras riquezas al trasfloro
Después que el nombre de mi Laura suena,
En lecho, en agua, en margen, en arena,
De perlas, de cristal, de flores, de oro.


Poema A un arroyo - Pedro Espinosa