A la soledad de una espiga

¡Escuchad el lamento de la espiga
Que desgrana su pena entre los vientos!
¿No veis que está llorando eternamente
Porque anhela ser pan de todo un pueblo?
El trigo que amanece de la tierra
No quiere ser esclavo en su granero;
Quiere esparcir su oro entre las gentes,
Quiere ser – sin frontera – un mar abierto.
¡Mirad a la espiga que se rebela
Contra la casta hostil del privilegio!
¡Mirad como su canto altivo hiere
La pálida aflicción de los almendros!
El llanto del trigal dorado, azota
La paz lacia y furtiva del sendero;
Pronto caerá la espiga, degollada
Por la fría guadaña del silencio…


Poema A la soledad de una espiga - Ramón Graells Bofill