A césar vallejo

Apártame este cáliz que sofoca
Los latidos más hondos de mis penas.
Los ángeles peruanos de mis quenas
Donde tremante el canto se desboca.
España, aparta el cáliz de mi boca,
De mi sangre golpeándome las venas.
De mi dolor atroz, de mis arenas,
Dijiste César en tu angustia loca.
España aparta al fin esta amargura,
Que es grito en el luchar de Extremadura
Y en Miranda del Ebro es alarido.
Salid niños, salid tras el indulto
De España, que en mis huesos la sepulto
Para sentirla siempre en mi latido.


Poema A césar vallejo - Roberto Armijo