Vista de la ciudad de willink

Cielo negro en el cual un agujero se encoge
y expulsa las nubes blancas fuera de la vista
de la ciudad. Las casas aguardan.
Nadie en la calle, ni siquiera la sombra
de algún humano en la luz desteñida.

Ventanas sin vidrios cierran los espacios
y los adoquines resplandecen como
signo de mal presagio. El receptor
partió después de esta amenaza:
techos parduscos en un nublado
cielo sofocándose en la oscuridad.


Poema Vista de la ciudad de willink - Michel Krott