Vii

Silenciaré la voz. El sedimento
En que incuban mis versos su latido,
Está, de hurgar en él, tan removido,
Que ya no se si digo lo que siento;
Si vivo lo que digo; si me invento;
Si mi llanto es auténtico o fingido,
Ni si el amor que doy como perdido
Existió mas allá del pensamiento.

Cada vez más escribidor de oficio;
Cada vez menos corazón abierto;
Cada vez más prolífico artesano;
Cada vez menos yo y mas artificio,
Me duele, uno tras otro, parir muerto
Cada verso alumbrado por mi mano.

Poema Vii - Rafael Valero Oltra