Venturosa sala de espera



Entornar la mirada
hasta ver lo impensable, es crear.
Diego Jesús Jiménez

Nubes con vocación de desfile.
Arrastran un espacio sin nombre.
Nubes. Antes que nadie las ve un pájaro
con residencia temporal
en los nervios de la azotea.

En mis nervios sólo nubes,
y el gozo
de estarme yendo, otra vez,
a las más hondas afueras.

En este exilio comienza la oscuridad
a agonizarse.


Poema Venturosa sala de espera - Julieta Valero