Va

VA a caballo sin sexo la noche

Sombras levantan sus pezuñas

Sus rodillas de narciso imponderable

Se quiebran inútiles en una lluvia fina

Cae y se levanta y vuelve a caer

En la trampa tejida por los búhos

Que contratan las maderas del cadalso

Y en las guirnaldas arrojadas a la orilla

Por las estrellas ya difuntas

Se pierde su noticia

Y sobre la blanca camisa del caballero

Cae la noche

En principio es exactamente esto

Al primer contacto de esa sombra atormentada

Que limita al circo en la hora de los atletas

Al contacto que hacen los muertos de frío

Sobre el cristal la noche cae irremediable

Pero en torno por referencia y mientras gira

La mano de los ciegos busca un valor semejante

A las palomas idas muy de alba

Son los polluelos que rodean la cabeza del astrónomo

Y llenan de temblor doméstico las órbitas más frías

Las órbitas de esa ruleta de creer y no creer en que a pesar de todo

Se juega a la noche cuyas rodillas devuelven los narcisos a sus espejos


Poema Va - Luis Álvarez Piñer