Unos del 38, por favor

Qué hubiera ocurrido

Si todas esas

Niñas bien

De apellidos

Compuestos,

De cabellos

Claros y ojos

Azules

Se hubieran

Dado cuenta

A tiempo

De que

Ningún hombre

Las salvaría.

Ahora no estarían

Llorando por las

Esquinas,

Ni sentadas en

Los bancos del

Parque

En mitad del

Invierno

Dando de

Merendar

A sus hijos

Con ese ridículo

Corte de pelo.

No las vería

-como las veo –

Acobardadas

Por la calle

-decepcionadas –

Mirando tras

El cristal de un vulgar

Escaparate

Aquéllos zapatos

De tacón negros.

Tienen que ser

Aquellos – reclaman

Al dependiente,

Que les vuelve a sacar

Un 38.

O en el supermercado

Arrastrando

El mismo carro

Por tercera vez

Esta semana,

Y la lista de la

Compra,

Casi desgastada,

Colgando de lo que

Fueron sus manos blancas.

O mientras esperan

El semáforo

Y cruzan la calle

Ocultando su

Despreciable

Vida,

Haciendo tiempo

En la peluquería…

Qué hubiera

Sucedido si

No se hubieran

Creído las

Supernenas

Persuadidas

Por cuentos de hadas

O por las finas revistas

De papel couché.

¿Qué fue

De todas ellas

De sus pequeños dioses

De sus altares

Prefabricados?


Poema Unos del 38, por favor - Rosana Popelka