Trece seudosansirolÉs ix

Sendos, oh, senos,

El poeta de zumo de naranja

Desde el huevo diamante de su verbo delgado.

Y aún le dura melifluo

Donde el labio aliviado

A su chorro a degüello

El placer ojeroso de mirarse plagiado

De poetas menores, micántabros, miastures.

Oh la belmaridada

Que deshora malhada

Si verso así transverso:

Rasgue las vestiduras y, selenos,

A dúo driblarán sendos, oh, senos.


Poema Trece seudosansirolÉs ix - Agustín Delgado