Transmigración

A veces, en sueños, mi espíritu finge
Escenas de vidas lejanas:
Yo fui
Un sátrapa egipcio de rostro de esfinge,
De mitra dorada, y en Menfis viví.
Ya muerto, mi alma siguió el vuelo errático,
Ciñendo en Solima, y a Osiris infiel,
La mitra bicorne y el efod hierático
Del gran sacerdote del Dios de Israel.
Después, mis plegarias alcé con el druida
Y en bosque sagrado Velleda me amó.
Fui rey merovingio de barba florida;
Corona de hierro mi sien rodeó.
Más tarde, trovero de nobles feudales.
Canté sus hazañas, sus lances de honor,
Yanté a la su mesa, y en mil bacanales
Sentíme beodo de vino y de amor.
Y ayer, prior esquivo y austero los labios
Al Dios eucarístico, temblando acerqué:
Por eso conservo piadosos resabios,
Y busco el retiro siguiendo a los sabios
Y sufro nostalgias inmensas de fe.


Poema Transmigración - Amado Nervo