Tantos ojos

Lo vio venir de lejos
Lo miraba mientras se acercaba
Llegó a su puerta
Lo invitó a pasar
Tome asiento está en su casa le dijo
Y entró y se sentó
Algo se dijeron
Y estuvieron de acuerdo
Algo comieron
Y quedaron satisfechos
Muchas gracias hasta luego se miraron
No hay de qué se miraron
Y de pronto se sorprendieron
Con los ojos entre las manos
Escurriéndoseles como agua
Torrentosa en crecida de deshielo


Poema Tantos ojos - María Inés Zaldívar