SueÑos despiertos

Los duros juicios envejecen
En un calabozo sordomudo
La oscuridad se entretiene
Pregonando rezos inciertos
La noche finge dormir
Ven y tiéndete en el secreto
Que la soledad nos concede
Mi lengua palpando los bordes
Con su saliva ciega
Comprobará tu vientre
En tus ojos frotaré la malicia
De mi ambición desnuda
Las palabras se unirán en eslabones
Esposándote a mis diabólicos sueños
Y entre tus piernas
-horizonte de mi vista detenida –
Echaré a rodar
El espeso sentido de mi sexo


Poema SueÑos despiertos - Dina Posada