Soneto en burla de quiméricos argumentos caballerescos

Rompe la niebla de una gruta escura
Un monstruo lleno de culebras pardas,
Y, entre sangrientas puntas de alabardas,
Morir matando con furor procura.

Mas de la escura, horrenda sepultura
Salen rabiando bramadoras guardas,
De la Noche y Plutón hijas bastardas,
Que le quitan la vida y la locura.

De este vestiglo nacen tres gigantes,
Y de estos tres gigantes, Doralice;
Y de esta Doralice nace un Bendo.

Tú, mirón, que esto miras, no te espantes
Si no lo entiendes; que, aunque yo lo hice,
Así me ayude Dios que no lo entiendo.


Poema Soneto en burla de quiméricos argumentos caballerescos - Pedro Espinosa