Si tú fueras

Si tú fueras una puta
te llevaría a tomar una sopa caliente todas las mañanas;
te dejaría la mejor parte del venado
si fueras una leona;
te daría mi [email protected]³n de piedras
si fueras una niña;
mi tridente, si fueras Afrodita;
mi bastón blanco, mi fusil, mi salario,
el centro de la cama, toda la almohada. mi último cigarrillo, mis últimas palabras,
todas las mujeres que he amado, todos los teoremas,
los sonetos de Quevedo, la Creación del mundo,
el idioma español, América y Grecia.

Tú dirás que todo esto no son más que palabras.
Y es verdad, son palabras. Pero también las palabras pueden ser
poderosas.
Cuánta fuerza y alegría en tu nombre, por ejemplo,
o en la palabra “rosa”, por ejemplo.
No huele como la rosa,
pero qué largo y duro balbuceo, cuánto fracaso y prehistoria ha
sido necesario
para que la palabra rosa” pueda florecer en los labios de un
hombre.
La amo mucho más que a la rosa
y también te la doy.


Poema Si tú fueras - José De Jesús Martínez