Ser dios será, quizás

Ser Dios será, quizás,
Como reducir cabezas,
Hacerlas bien pequeñas, soplarlas
Desde adentro para que queden
Así, pequeñitas, reducidas,
Un poco ridículas.
O si no, será como ser la cucaracha
Que esquiva el golpazo del libro gordo,
Que se le huye, se escabulle
Y logra siempre salírsele, escaparse,
Irse con la suya.
El poeta, en cambio,
Ni pequeño Dios ni cucaracha
Sino un tipo soplando cabezas
Desde adentro, insuflando una sustancia
Rara y debilucha, algo escamándose
Como los peces ancestrales,
Pero que nada empequeñece, más bien,
Sopla y resopla un gigantismo de cabezas,
Una hinchazón incurable.


Poema Ser dios será, quizás - Alan Mills