Saludo franciscano

Nada en ti es altanero: ni tu erguida cabeza,
Ni tu tronco vestido de harapos de corteza,
Ni tu ascético aroma, no sensual, puro y sano:
Salud entre los árboles, oh eucalipto, mi hermano.



1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)

Poema Saludo franciscano - Enrique Díez-canedo