Ruidos

Para Nicolás
Un estampido atroz de búfalos y trenes.
La garganta del diablo: Foz de Iguaçú, Brasil.
Es el motor de un bote, el mar de la península.
El rugir de un avión partiendo hacia París.
Pero a veces un grito destemplado en la noche:
El portentoso Niágara que un niño de diez años
mira, dibuja, inventa, imagina, desea
y se arroja atrevido desde un imaginario
barril que sobrevive y sonríe entre la espuma
del sueño impenetrable.



1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)

Poema Ruidos - Eduardo Langagne