Reposo del fugitivo

Yo que me fui de todos los lugares
y no llegué a ninguno.
Yo que olvidé los nombres y los rostros
de quién amé, quién soy, hoy he llegado,
cansado de mi, a ti.
Yo que huí de la vida y de la huída
y no salí jamás de la cárcel que soy,
empiezo ahora a construir mi nido
en nosotros, mi casa en un pronombre.

Soy ave migratoria que decide quedarse
en tu isla, amor mío, en tu palmera.
Seré tu mar, tu tierra prometida.
Daremos a la luz la voz que quiere
esta nieve que espera las huellas de los hijos
corriendo por la playa, por la página
donde quedará escrito lo que ahora no digo.

No hay vida nueva sin una voz nueva.
Ya no huyo ni olvido ni destruyo.


Poema Reposo del fugitivo - Juan Vicente Piqueras