Jonás inventa nínive

Imagino la nieve, la ira sobre Nínive,
la alegría oceánica de Tarsis
adonde nunca iré, nunca tendré
un lugar en el mundo
sino este oscuro vientre donde late
el mar como una culpa,
el tiempo en tempestad, mi corazón
que sueña con nacer,
con ser dado a otra luz en otra vida.

Yo di la mía a la desobediencia
y me he cansado de decir que no.

Abandona quien no ha aprendido a amar,
quien vive su existencia en pie de guerra,
se sirve del amor para sufrir
y hacer sufrir, quien teme lo peor
en lo mejor de sí,
quien odia lo que ama.

Mi vida ha sido una constante huida
del delito de huir
que huir ha ido agravando.
Nadie puede encontrarme.
Nadie puede escapar de lo que es.

Huí de ser profeta
y huir me hizo profeta. Hoy ya no existo.
Imagino la nieve, la ira sobre Nínive.


Poema Jonás inventa nínive - Juan Vicente Piqueras