Pues se acercan

Pues se acercan, Roselia, los mementos
En que darás entrada a otro amor fino,
Convirtiendo mi placido destino
En mal sufridas horas de tormentos:

No apures mis quejosos sentimientos
De suerte que mi amor después sin tino
Para volverse a ti no halle camino.
Ni para procurarte tenga alientos.

Si estimas como tuyo mi albedrío
No me pierdas de vista ni un instante,
Aunque sea forzoso tu desvío.

Que te sea el aviso interesante,
Pues corazón, Roselia, como el mío,
No lo hallarás tan tuyo en otro amante.


Poema Pues se acercan - Manuel Justo de Rubalcava