Pantodon buchholzi

A Alberto de La Rocha

Tan serio. Tan distante.

Tan huidizo y severo.

Tan parco en las miradas.

Tan reservado en la sonrisa y en el gesto.

Cuando arreciaban las tormentas,

Su cuerpo gris de plomo permanecía impasible

Flotando en la penumbra de los quintos infiernos.

No había rincón del mundo que él no conociera.

Sabía las costumbres de los peces más raros

Y sabía de corrido los nombres tan difíciles

Con que algunos se llaman.

Yo amaba su costumbre de mirar los planetas

Y decir de memoria su rumbo sobre el agua.



1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)

Poema Pantodon buchholzi - Elsa López