Oh qué dulce amor cuando comienza

¡Oh qué dulce amor cuando comienza!
Pero ¡qué amargo es y denegado,
Qué infiel, qué libre, injusto, osado
Cuando cumplido su apetito piensa!

Mira sin atención la recompensa
Y todos los favores que ha logrado
Los borra con olvido descuidado,
Cuando no los iguala con la ofensa.

Lo más querido ve con repugnancia,
De lo que puedo apenas evitarme
Por ser cuasi tu amor duro despecho.

No apures, no, Roselia, mi constancia,
Que si pretendes pérfida olvidarme
Repara bien el daño que me has hecho.


Poema Oh qué dulce amor cuando comienza - Manuel Justo de Rubalcava