Octubre

Pero otra vez octubre: el cielo raso
Y el árbol sin pudor ya se desnuda
Que a la furtiva cita hay quien acuda,
Temblándole la rama a cada abrazo.
Pronto, árbol, verás nieve a tu vera.
Y aunque camina el sol hacia el crepúsculo
Tropezando en el monte, laxo el músculo,
En ascuas la hoja roja amor espera.
Atiendo a tu lección, sabio castaño;
Azuza el viento y me aplico el paño.
Antes de que te quiebres y sea tarde.
Que este sol penúltimo te aguarde,
Casi en secreto, una esperanza breve:
Ser una sombra que a vivir se atreve.


Poema Octubre - José Julio Cabanillas