Nunca fue tan mío el mundo

Nunca fue tan mío el mundo
como ahora que te quiero,
ni fue tan duro el acero
ni el corazón tan profundo,
porque ahora cuando hundo
en la tierra mis amores,
me alimentan los dolores
de los muertos en la guerra,
que amándote, amo la tierra
y a todos sus pobladores.


Poema Nunca fue tan mío el mundo - José De Jesús Martínez