Ningún padre es bueno y no tengo visiones

Araño la tierra y el nudo de la tierra.
Arranco madejas de venas
De los feroces animales que gritan de noche.
Vivir, morir no basta
Pero no hay otro fuego, otro hielo.
Un humo sube desde la sangre
Y atrae ángeles y cuervos,
Entre ese humo y esas alas voy
Queriendo saberlo todo u olvidarlo todo
Y no puedo.

Ningún padre es bueno y he leído demasiado


Poema Ningún padre es bueno y no tengo visiones - Carlos Barbarito