Neurosis

Máquina de muerte,

Máquina de muerte:

Sonríe.

Sólo puedo ver mis ojos,

Reflejados en el cristal de la máquina,

Segundos antes del chispazo que me ciega.

Quiero gritar

Por el puro placer de gritar

-¿y por qué no?

Pero no voy a darles el placer de gritar

-a los otros, o a vosotros,

Que atentamente, como lechuzas,

Y agazapados como lagartijas pacientes y al acecho

Esperáis mis gritos

O más bien algo parecido a mis gritos:

Un cierto nerviosismo, crispación apenas perceptible,

Movimiento de la mano – ya sabes, cualquier cosa

Que por pequeña que fuera sabrían descifrar.

Pero no les voy a dar ese placer.

Yo sé gritar en silencio,

Comer en silencio,

Sufrir en silencio,

Vomitar en silencio,

Menospreciar en silencio,

Fornicar en silencio,

Sonreír y acariciar en silencio.

Mi silencio no tiene precio:

Nunca sabrán si es el silencio

De la muerte o el silencio

Del amor (yo tampoco).



1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)

Poema Neurosis - Antonio Fernández Lera