Nadie

Nadie siembra

En la tierra vertical. Si al azar

Una semilla encuentra el abrigo

De una grieta

Y se embriaga de ocasos

y de auroras

Será pasto de los pájaros

Antes de abrirse su mañana.

Es preciso el reposo

Del surco

Que cobije su fervor,

Y algo más que el abrazo amable

De algún dios que derrame

Sobre ella

el latido de su semen.

Sembrador de fulgores

Y otras claridades: esparce a boleo

Tu tiempo de armonía en mi llanura

Roturada.


Poema Nadie - Aurora García Rivas