Misa

La vela está opaca, la vela solo oscurece.
En este juego de santos judas,
Los enanos se arrodillan presuntos y cojos de alma
Y las prostitutas rezan el vía crucis, melancólicas.
Tendría que haber alguna misa en que enanos
Y prostitutas se congreguen para orar
Por sus muertos, por sus sueños.
Los enanos bailarían sobre las teclas del órgano,
Y harían piruetas en columnas y confesionarios.
Las manos delirantes de las prostitutas
Lanzarían sus entrañas al campanario
Donde siempre hubo esperma de cirios.
Tendrían que existir algunas capillas
Para los destrozados del alma:
Las capillas de los dioses marginales,
Las capillas de los fantasmas de greda,
Las capillas de los ojos de loza, sin nombre.
Esa Iglesia cuyo cielo es superior
Al de los cristianos.


Poema Misa - Astrid Fugellie