Me marcharé

Me marcharé, Señor, alegre o triste,
mas resignado, cuando al fin me hieras.
Si vine al mundo por que tú quisiste
¿no he de partir sumiso cuando quieras?

Un torcedor tan sólo me acongoja,
y es haber preguntado el pensamiento,
sus porqués a la vida… ¡mas la hoja
quiere saber dónde la lleva el viento!

Hoy, empero, ya no pregunto nada
cerré los ojos y mientras el plazo
llega en que se termine la jornada,
mi inquietud se adormece en la almohada
de la resignación, en tu regazo.


Poema Me marcharé - Amado Nervo