Los reglamentistas

Vieras que existo
Entre un corro de espirales
Capaces de asfixiar las fauces
Del mismo infierno.
No tengo miedo a este eterno solsticio
Que desvela mi brazo,
Pues navego en el oleaje
De la esperanza y la justicia.
Tengo la carne ahumada
De tanto escarnio,
Mas pienso volar,
Volar hasta apagar el llanto
Que de penumbras se alimenta.
Vieras que ya he muerto,
Que el cementerio es mi morada
Más eterna
Que el infierno mismo.
Vieras que cuando tus, afilados y mal nacidos, ojos veo
La moral me rebota
Entre una y la otra.


Poema Los reglamentistas - Jorge Humberto Haguilar