Los miedos

Ah los terrores que nos visitan de noche

Que no se ocultan del día

Los que no inspira ninguna cosa grande

Ningún desconocido continente pisado recién el borde

Ni tampoco un leal enemigo

Francamente buscado en una tapia

Ni el asombroso eclipse que deja el mediodía en sombra

Ni un terrible Señor de los Ejércitos

En desiertos abrasados por el sol de los pueblos aventureros

Ah los miedos los pequeños miedos de pequeños hombres

No los miedos que eran a su modo honra de un animal

Desnudo en la enorme extensión de cosas que no tenían nombre

No a estar solo y de pie

Entre un inmenso campo y un inmenso cielo

No a la sombra adornada de ojos fosforescentes

A la muerte de noche

Entre los dientes del animal más bello de la tierra

Una muerte de hombre

No a la caída propiciada por el rayo

Al torrente al alud al fuego de la tierra

Ni al otro fuego prometido debajo de la tierra

Ah los miedos que no origina

Un dios terrible salido de la foresta

Ni un pariente medieval con su cohorte de brujas y de fetos

No el sudor frío frente a frente espada contra espada

Flecha contra winchester dardo contra lanza

Ha cambiado la muerte de palabras

No es la certeza de una lluvia ardiente

Ni el pronóstico que un insecto lleva entre raíces

Al fin también una buena causa como la antigua peste

Ah los miedos que tú conoces

Y que son los míos exactamente ésos

No se ocultan debajo de la cama

No precisan el crujir de la madera el aullido de nada

Pueblan nuestros sueños de rostros y de notas

Ellos duermen y caminan con nosotros

Beben se alimentan vuelven siempre.



1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)

Poema Los miedos - Luis Benítez