De pelos

Despierto de la siesta
sabiendo que he sesteado sobre prados lejanos
El sol entra a mi cuarto por la hermosa ventana del poniente
La mujer – Hembra cose
Viste una saya negra
Ha recogido su larga falda
sobre la desnudez brillante de sus muslos abiertos
que toman aire y sol
La seda negra acaricia sus caderas con lujuria animal
No lleva bragas
y puedo ver su mata de pelo ensortijado
ennegreciendo más la sombra de su pubis
Ha puesto contra el sol su cabellera
y tamiza en lo negro el pulcro oro solar
Tiene los labios rojos prodigando esplendor
Huele a coco y a tierra y a territorio húmedo
Hundo los ojos en su cabellera
Hundo los ojos en su abundante mata ensortijada y negra
Veo sus ojos soñando contra el sol
y en mi caldeada sangre de mamífero
responde
un espeso animal:
le brotan pelos a mi hombre profundo
-a mi cabrón más íntimo –
que me pone de pie
y me muestra el camino del Exceso
“De cacería” me digo
mientras palpo mi mazo recojo mi arco
y aliño mi carcaj
Voy sobre su pelambre bipartita
con paso bruto sobre la maraña
Me guía el olor
Me detengo y apunto
No fallaré:
la flama de sus labios señala el objetivo.


Poema De pelos - Efraín Bartolomé