Limpiaste la esperma

Limpiaste la esperma
Y te metiste a la ducha.

Diste el manotazo al testimonio
pero no al recuerdo.

Ahora
yo aquí, frustrada,
sin permiso para estarlo
debo esperar
Y encender el fuego
Y limpiar los muebles
Y llenar de mantequilla el pan.

Tú comprarás con sucios billetes
tu capricho
pasajero

A mí me harta un poco todo esto
En que dejo de ser humana
Y me transformo en trasto viejo.


Poema Limpiaste la esperma - Ana María Rodas