Leyenda de dryope

Dicen que cada árbol es una diosa escondida
y que gotas de sangre brotan cuando le arrancan
sus flores.

Dicen que cada árbol es una ninfa que sufre,
con el capricho de un desgajo, heridas de amor.

Dicen que cada árbol es una madre con pies de raices
para el niño que juega bajo su sombra triste.

Dicen que estas diosas, madres que el niño abraza
en su gozo,
se enternecen con los llantos y crecen.

Dicen que la muerte se ha quedado sin árboles;
que las lágrimas no son fértiles;
que las mitologías han sido quemadas;
que las madres no son diosas
y que los niños ya sueñan sin bosques.


Poema Leyenda de dryope - Luis Alberto Ambroggio