Letrilla xxiii

La turbación
Id, mansas ovejas,
A templar la sed
Al abrevadero
Del fresco vergel:
Las yerbas del margen
Golosas paced,
Mientras que a la cita
Parece mi bien;
Y a Dafne ultrajada
¡ay Dios! ¿Qué diré
Si sabe que he sido
A su amor infiel?
Sin duda más vale
Negar con doblez,
Quejándome luego
De tanto desdén.
Mas ¡ah!, que ya llega,
Cesó mi altivez,
Y ni aun disculparme
Conturbado sé.



1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)

Poema Letrilla xxiii - Serafín Estébanez Calderón