Lectura de marguerite yourcenar

La tranquila insistencia del agua en mi ventana

Es también, esta noche, la calma del lector,

La intriga del que ha entrado en el secreto.

Cartas a sus amigos: el arco de una vida

Y su diana invisible, inalcanzable;

Los pasos bailarines de la araña

Sobre la red que teje y es el tiempo;

El debe y el haber de cada día

En un libro de cómplices y amigos

Que acoge al visitante y no se cierra.

Conocemos los años que estas cartas

No predijeron:

Los libros enlazados, los disturbios

Del cuerpo y de la edad,

La compañera muerta y el compañero muerto,

Los planes que planean su retraso

Y se llaman sosiego, deber, resignación.

Los cartas no sabían el futuro

Pero su voz, tan plena, algo avistaba,

Segura de su rumbo y de su estela.

Mi sonrisa no es tanto de alegría

Como un gesto cortés o de benevolencia…

Un arte de la contención, quizá,

Entre el orgullo y la elegancia,

O el sesgo con que dice lo que dice,

El hálito tenaz de lo que calla,

No abundan los oídos finos…

El círculo de fuego de los íntimos

Era un modo de conversar a solas,

De compartir su soliloquio estricto.

Lo que resuena en estas páginas

Con un tenue chasquido de hojarasca

-sus pasos al azar sobre la hierba –

Es la necesidad de la conciencia

Y la conciencia de lo necesario,

El peso de los hechos que nos hacen

Y son historia y son fidelidad,

No la ley excluyente de la sangre

Sino el tiempo del fruto y de la herencia,

La cadena central de las generaciones.

Leer es despertar a otra existencia.

Yo regreso esta noche al invierno de Maine

Y sus flores de hielo en las ventanas,

Plana vegetación que alienta, prisionera,

Sobre la fina nieve del jardín,

Imagen del cristal de la memoria

Y su rigor indescifrable.

Me guía el eco de un retrato,

El pañuelo que envuelve un rostro inquisitivo

Y es un cetro de luz sobre la frente alzada.

La pienso en su retiro, en su fluir discreto:

Un techo de rutinas, una isla de viento,

Soy hijo de la tierra y del cielo estrellado,

La doble dependencia que fue su lema tácito

Y puso en equilibrio su vida y sus palabras…

Cierro el libro y mis ojos;

La tinta de la noche se disuelve

Y deja al retirarse un gesto, una silueta:

Es su sombra que teje nuevas frases,

Que palpa sus fetiches y sonríe con Buda.


Poema Lectura de marguerite yourcenar - Jordi Doce