Lamentación por una perra (4)

No se conforma con hincar los dientes
en esta mano mansa
que ha derramado mieles en su pelo.
No le basta ser perra:
antes de morder
moja las fauces
en el retrete.


Poema Lamentación por una perra (4) - Eduardo Lizalde