Laberinto

Casa de Isaac el Ciego, Gerona, 1983

A Efimero

Indagamos la miseria última del polvo.

Voces de arcanas humedades, lamentos

Perdidos en la encrucijada de los números.

Ardían yedras en el jardín, ascendían

Columnas violadas en la sangre inocente

De los ángeles. A nuestra espalda la sospecha

De una daga amenazante en el silencio.

(Fuentes donde soñaban las doncellas

Antes de ser vencidas sobre el mármol.)

Nuestras manos labraron piedras indescifrables,

Espejos que imitaron la avaricia del mar.



1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)

Poema Laberinto - Miguel Florián