La vuelta de martin fierro xxiii

902
Un nápoles mercachifle
que andaba con un arpista,
cayó también en la lista
sin dificultá ninguna:
lo agarré a la treinta y una
y le daba bola vista.

903
Se vino haciendo el chiquito,
por sacarme esa ventaja;
en el pantano se encaja,
aunque robo se le hacía;
lo cegó santa lucía
y desocupó las cajas.

904
¡Lo hubieran visto afligido
llorar por las chucherías!
“Me gañao con picardía”,
decía el gringo y lagrimiaba,
mientras yo en un poncho alzaba
todita su mercheria.

905
Quedó allí aliviao del peso
sollozando sin consuelo;
había caido en el anzuelo,
tal vez porque era domingo,
y esa calidá de gringo
no tiene Santo en el cielo.

906
Pero poco aproveché
de fatura tan lucida;
el diablo no se descuida,
y a mí me seguía la pista
un ñato muy enredista
que era Oficial de partida.

907
Se me presentó a esigir
la multa en que había incurrido,
que el juego estaba prohibido,
qus iba a llevarme al cuartel
tuve que partir con él
todo lo que había alquirido.

908
Empecé a tomarlo entre ojos
por esa albitrariedá;
yo había ganao, es verdá,
con recursos, eso sí;
pero el me ganaba a mí
fundao en su autoridá.

909
Decían que por un delito
mucho tiempo anduvo mal;
un amigo servicial
lo compuso con el Juez,
y poco tiempo después
lo pusieron de Oficial.

910
En recorrer el partido
continuamente se empleaba;
ningún malevo agarraba,
pero traia en un carguero
gallinas, pavos, corderos
que por ahi recoletaba.

911
No se debía permitir
el abuso a tal estremo.
Mes a mes hacía lo mesmo,
y ansí decía el vecindario:
“Este ñato perdulario
ha resucitao el diezmo.”

912
La echaba de guitarrero
y hasta de concertador:
sentao en el mostrador
lo hallé una noche cantando
y le dije: “Co…mo…quiando
con ganas de oir un cantor.”

913
Me echó el ñato una mirada
que me quiso devorar,
mas no dejó de cantar
y se hizo el desentendido;
pero ya había conocido
que no lo podía pasar.

914
Una tarde que me hallaba
de visita… vino el ñato,
y para darle un mal rato
dije juerte: “ña…to…ribia,
no cebe con la agua tibia”,
y me la entendió el mulato.

915
Era todo en el juzgao,
y como que se achocó,
ahi no más me contestó:
“Cuanto el caso se presiente
te he de hacer tomar caliente,
y has de saber quién soy yo.”

916
Por causa de una mujer
se enredó más la cuestión;
le tenía el ñato afición;
ella era mujer de ley,
moza con cuerpo de güey,
muy blanda de corazón.

917
La hallé una vez de amasijo;
estaba hecha un embeleso,
y le dije: “Me intereso
en aliviar sus quehaceres,
y ansí, señora, si quiere
yo le arrimaré los güesos.”

918
Estaba el ñato presente
sentado como de adorno;
por evitar un trastorno
ella, al ver que se dijusta,
me contestó: “Si usté gusta,
arrímelos junto al horno.”

919
Ahi se enredó la madeja
y su enemistá conmigo;
se declaró mi enemigo,
y, por aquel cumplimiento,
ya sólo buscó el momento
de hacerme dar un castigo.

920
Yo vía que aquel maldito
me miraba con rencor,
buscando el caso mejor
de poderme echar el pial;
y no vive más el lial
que lo que quiere el traidor.

921
No hay matrero que no caiga,
ni arisco que no se amanse;
ansí, yo, dende aquel lance,
no salía de algún rincón,
tirao como el San Ramón
después que se pasa el trance.


Poema La vuelta de martin fierro xxiii - José Hernández